24 octubre, 2017

Actualitat

Robots al servicio de la humanidad.

Por:  Juan Santiago Castro Martínez

En Japón la tecnología ya no es solo para el sector industrial, sino también para el hotelería y la restauración.

“Si quieres registrarte, presiona uno”, dice en inglés un robot con forma de dinosaurio a los curiosos visitantes, quienes después de presionar el botón y registrar su información en una pantalla táctil harán su check in en el Hotel Henn Na, o Weird Hotel, como también es conocido.

La recepcionista que da la bienvenida a los turistas en japonés es un humanoide de aspecto femenino de grandes ojos parpadeantes, pero ya desde la entrada al hotel los huéspedes son recibidos por un carrito automático que lleva el equipaje hasta las habitaciones.

El hotel ubicado en Sasebo (prefectura de Nagasaki) al suroeste de Japón ahorra costos en su mano de obra al estar “tripulado” por robots al servicio de los usuarios.

Hideo Sawada, quien dirige el hotel, asegura que el uso de los robots no es un truco publicitario, sino un esfuerzo serio para usar la tecnología de más alta gama y lograr la eficiencia en el servicio de los huéspedes.

Una de las características más importantes de este curioso y tecnológico hotel es el reconocimiento facial. Desde que los huéspedes hacen el check in con su respectivo robot recepcionista, sus rostros quedan registrados digitalmente, y entran a la mayoría de servicios del hotel acercando sus rostros a diferentes sensores.

El conserje del hotel es un robot parecido a un muñeco sin pelo, que reconoce la voz y ofrece información sobre el desayuno y otros servicios del hotel.

Alojarse una noche en Henn Na puede costar unos 80 euros por persona. Podría tratarse de una verdadera ganga, teniendo en cuenta la innovación en el servicio y el costo promedio de una noche en un hotel en Japón.

Como es bien sabido, el país del sol naciente es líder mundial en tecnología. El gobierno trabaja para hacer de la robótica un pilar en su estrategia de crecimiento.

Los robots en el archipiélago nipón se han usado durante mucho tiempo en la fabricación, pero ahora también despiertan el interés en la interacción humana, incluido el cuidado de ancianos y de niños.

 

SANTIAGO®

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar la seva experiència i els nostres serveis, analitzant la navegació al nostre lloc web. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Podeu canviar la configuració o obtenir més informació a la nostra política de cookies.     ACCEPTAR