24 octubre, 2017

Actualitat

6.000 niños necesitaron ayuda por problemas graves de acoso cibernético y adicción

En un sólo año, la Fundación Anar recibe 44.000 llamadas de menores relacionadas con el mal uso de las nuevas tecnologías

Casi 6.000 menores tuvieron que ser atendidos por psicólogos, abogados o trabajadores sociales al detectarse que sufrían un problema serio de ciberacoso o de adicción a las nuevas tecnologías. Así lo indica la Fundación Anar, la entidad referente en ayuda a los menores, que en el año 2016 recibió más de 44.000 llamadas de niños que requerían asesoramiento en relación al uso que hacían o que otros hacían de las nuevas tecnologías.

La Fundación Anar lleva años insistiendo en que el uso de los smartphones por parte de los menores sin control de los padres está incrementando los problemas de acoso, a los que hay que sumar los de la adicción, cada día más frecuentes y más numerosos. Y es que siete de cada diez niños de 12 años ya tiene un teléfono móvil con conexión a internet, a los 14 años, casi el 93% lo tienen.

“Las nuevas tecnologías son un arma muy peligrosa para el acoso escolar; insultan, se burlan, difunden rumores o publican contenidos ofensivos en relación a la propia víctima o a su familia, o suplantan su identidad”, indican desde la entidad. Pero también la dependencia. Existe un problema de adicción cuando tener la cabeza encima del móvil coarta otras actividades del niño, cuando se reduce su vida social o ésta sólo se da a través de las nuevas tecnologías.

 

Sigue leyendo el original en: lavanguardia

alta

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar la seva experiència i els nostres serveis, analitzant la navegació al nostre lloc web. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Podeu canviar la configuració o obtenir més informació a la nostra política de cookies.     ACCEPTAR