24 octubre, 2017

Actualitat

Ética en la inteligencia artificial

El propósito último de la inteligencia artificial, lograr que una máquina posea una inteligencia de tipo general similar a la humana, es uno de los objetivos más ambiciosos que se ha planteado la ciencia. Por su dificultad, es equiparable a otros grandes retos científicos, como explicar el origen de la vida o del universo, o conocer la estructura de la materia. El principal problema al que se enfrenta la inteligencia artificial es la adquisición de conocimientos de sentido común. Este constituye el requisito fundamental para que las máquinas actuales sustituyan la inteligencia artificial especializada por una de tipo general.

Un enfoque interesante para dotar de sentido común a las máquinas es la denominada cognición situada. Consiste en ubicar a las máquinas en entornos reales con el fin de que tengan experiencias que les doten de sentido común mediante aprendizaje basado en el desarrollo mental. La cognición situada requiere que la inteligencia artificial forme parte de un cuerpo. Este resulta determinante para la inteligencia, ya que los sistemas perceptivo y motor definen lo que un agente puede observar y las interacciones que establece con su entorno.

Precisamente las capacidades más complicadas de desarrollar son las que requieren interaccionar con entornos no restringidos: percepción visual, comprensión del lenguaje, razonamiento con sentido común y toma de decisiones a partir de información incompleta. Diseñar sistemas con estas capacidades exige integrar desarrollos en muchas áreas de la inteligencia artificial. En particular, necesitamos lenguajes de representación de conocimientos que codifiquen información sobre numerosos tipos de objetos, situaciones, acciones, así como sobre sus propiedades y las relaciones entre ellos. También nos hacen falta nuevos algoritmos que, partiendo de estas representaciones, puedan razonar y aprender de forma robusta y eficiente sobre prácticamente cualquier tema.

A pesar de todas esas dificultades, las tecnologías basadas en la inteligencia artificial ya están empezado a cambiar nuestras vidas en aspectos como la salud,

Fuente de la imagen: www.investigacionyciencia.es

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar la seva experiència i els nostres serveis, analitzant la navegació al nostre lloc web. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Podeu canviar la configuració o obtenir més informació a la nostra política de cookies.     ACCEPTAR