24 octubre, 2017

Actualitat

TEMAS / Internet Física: ¿Qué es? ¿Y cómo funciona?

Artículo original: https://www.shiptimize.me/es/internet-fisica/

En España, el sector de Logística y Transporte del 7,8% del PIB. Esto se traduce en más de 110.000 millones de euros y casi 1 millón de empleos. Con un mercado tan desenvuelto, se supone que todo funciona casi perfectamente, ¿verdad? Bueno, no exactamente.

Hay varios procesos logísticos que no son sostenibles, siendo uno de los más problemáticos el transporte de mercancías. Y para su resolución, las empresas apuestan por la optimización de rutas o en la utilización de transportes más ecológicos. Pero la verdad es que las causas de desperdicio no son necesariamente éstas. Según Dr. Andrew Palmer, la eficiencia del transporte en Europa ronda el 44%. Esto se debe al espacio inutilizado en los vehículos en el momento de las entregas y los viajes en los que circulan vacíos (conocido como deadheading en los Estados Unidos).

Entonces, ¿cómo se puede tornar este proceso más sostenible a nivel ambiental, económico y social? Bueno, una de las opciones pasa por Internet Física: la nueva logística.

Internet Física se trata de un sistema logístico global y abierto que refleja las metodologías y características del funcionamiento de Internet. O sea, se utiliza una red global conectada, con protocolos colaborativos, con el fin de facilitar el reparto de bienes.

Por ejemplo, para la información circular en Internet, ésta tiene que ser repartida en “paquetes”. Estos contienen información sobre cómo volver a juntarlos siguiendo ciertos protocolos – y luego éstos llegan al destino a través del “camino” más eficiente. Esto puede no parecer aplicable en el mundo físico, pero imagine lo siguiente. Cuando un paquete necesita de ir de Lisboa a Berlín, por lo general es siempre manejado por el mismo camión. Pero ahora imagine que este pedido circula a través de diferentes vehículos, por diferentes rutas. Es decir, un vehículo lo transportaba hasta Madrid, después seguía camino para entregar otros pedidos que tuviera. A continuación, de Madrid, el pedido iba en tren a París y de allí otro camión transportaba hasta Berlín. Parece mejor, ¿verdad?

Otra manera de mejorar la eficiencia es a través del intercambio de información logística en tiempo real. Por ejemplo, frecuentemente existe espacio inutilizado en un camión pues ya se ha alcanzado el peso máximo de producto A. O el contrario: producto B ocupa todo el espacio disponible, pero no llega a alcanzar el peso máximo. Por lo tanto, si ambos transportistas tienen conocimiento de la capacidad disponible de cada uno, es posible combinar los productos A y B. Así se obtiene una mejor relación de producto y se reduce el número de vehículos utilizados, lo que disminuye las emisiones de CO2.

Sin embargo, la Internet Física no funciona sólo a nivel ambiental y económico. Este sistema también mejora la calidad de vida de los conductores de mercancías. Volvamos de nuevo al ejemplo de Lisboa y Berlín. Si se crea un trazado en que el primer conductor se va a Madrid y luego distribuye otros paquetes en dirección a Lisboa, este podrá volver mucho más temprano a su familia. O puede incluso dormir en su propia casa. De este modo, la satisfacción de los conductores con su empleo aumenta, lo que puede llevar a la reducción del turnover de los conductores.

 

Desventajas de Internet Física

A pesar de que esta es una metodología positiva a diversos niveles, no es perfecta. Existe una gran desventaja a este proyecto: su implementación. Como este es un proceso disruptivo, con el propósito de tornarse global, es necesario re-dibujar todo el proceso logístico en diversos mercados (y aún más empresas), realizar varias pruebas para observar su funcionamiento y para mejorarlo. Por lo tanto, su implementación sólo estará completa en varios años. Según el creador de este concepto, el Profesor Benoit Montreuil, Internet Física se encuentra en su fase inicial y sólo funcionará en todo el mundo en 2030. Y esta fecha “tan temprana” se debe al apoyo de instituciones que impulsan este movimiento, como ALICE.

Aún que exista un largo camino por re correr para la implantación de Internet Física, se cree que este proceso valdrá la pena implementar, pues generará diversos beneficios. Sólo en los EE.UU. se espera, anualmente, la reducción de las emisiones de CO2 en más de 200 trillón de gramas y la reducción del turnover de los conductores hasta el 75%. Sin hablar, claro, en la reducción de costos en más de 100 billones de dólares. Así, se ahorra tiempo, dinero y el Planeta. No parece mal, ¿verdad?

Para saber más, aconsejamos el artículo del Prof. Benoit Montreuil

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar la seva experiència i els nostres serveis, analitzant la navegació al nostre lloc web. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Podeu canviar la configuració o obtenir més informació a la nostra política de cookies.     ACCEPTAR